Viernes, 16 Junio 2017 15:22

Estamos trabajando en la construcción de más y mejor competitividad país

El pasado jueves 8 de junio el subdirector de OPP, Martín Dibarboure, participó de la conferencia “Construcción de la Competitividad” organizada por el Instituto de Competitividad de la Universidad Católica del Uruguay, oportunidad en la que compartió la mesa central del evento con el especialista en competitividad vasco Sabín Azua.

Azua habló sobre la institucionalidad para la Competitividad, a través de tres casos exitosos: Finlandia, Dinamarca y el País Vasco. Durante su exposición señaló que la competitividad se construye en décadas y que para ello es fundamental que la sociedad se ponga de acuerdo en el tipo de país que se quiere y en base a ello se diseñen las políticas: “un país competitivo es el capaz de generar riqueza y mantener niveles de cohesión social”, afirmó.

Al analizar la actualidad señaló que nos encontramos ante un mundo más convulso, que genera cambios en los paradigmas económicos y en las formas de hacer política: “en el mundo se desplazaron los centros de generación de riqueza. El egocentrismo europeo nos hizo perder competitividad a nivel internacional”, reflexionó.

Martín Dibarboure señaló que “no se puede trabajar la competitividad como país mirando solo la coyuntura y el corto plazo”, para agregar que es necesaria una estrategia de mediano plazo y de escenarios posibles para analizar la competitividad: “el rol del Estado al construir competitividad es mirar el futuro que ya llegó e imaginar esos escenarios posibles para la estructura productiva”. Durante su exposición introdujo el Sistema Nacional de Transformación Productiva y Competitividad y habló sobre cómo ve el gobierno la competitividad y los procesos para hacer a nuestro país más competitivo.

El subdirector de OPP repasó las acciones que la institución viene llevando adelante en materia de construcción de competitividad en el mediano y largo plazo. “La creación de este Sistema de Transformación Productiva y Competitividad nos ha permitido avanzar en torno a la coordinación de los distintos esfuerzos que varias agencias del sector público vienen realizando en torno a capacitación de los trabajadores, promoción del comercio exterior en Uruguay, desarrollo del cooperativismo, estímulo al emprendimiento, la investigación y la innovación entre otras acciones”, destacó Dibarboure.

Con una perspectiva de futuro, Azua resaltó que “el tamaño del país (o la empresa) no es excusa para ser competitivo”, y ejemplificó con las grandes cadenas productivas a nivel global, que al romperse presentan nichos de mercado que necesitan de empresas que los atiendan directamente. “Ahí es donde nuestros países se hacen presentes”. También afirmó que el talento va a ser móvil, ya que las personas van a buscar proyectos atractivos por sobre la seguridad: “el problema es que los proyectos que pensamos hoy son atractivos para gente de nuestra edad y no para los jóvenes”.

“A su vez estamos trabajando en el largo plazo en una mirada país que nos permita, mediante la prospectiva, poder anticiparnos a lo que sabemos que sucederá en el futuro: un cambio en algunas tendencias del trabajo, como la automatización y el envejecimiento de nuestra población. Para ello hemos recuperado el primer apellido de nuestra Oficina, el Planeamiento, con el objeto de planificar estratégicamente el Uruguay del 2030 y del 2050, tomando en cuenta que acciones debemos tomar en el mediano plazo para alcanzar los objetivos del país”, concluyó Martín Dibarboure.

Visto 380 veces