Lunes, 31 Octubre 2016 11:28

José Miguel Busquets: El Diálogo Social es un modelo único de participación en el contexto internacional

Encargado de conducir el equipo de la Universidad de la República que facilita distintos aspectos del Diálogo Social, Busquets analiza desde la génesis y el sentido de ese proceso hasta su metodología, incluyendo un balance primario sobre su desarrollo.

Con una maestría y un doctorado en Ciencia Política en la Universidad Candido Mendes de Río de Janeiro (Brasil), José Miguel Busquets se desempeña como catedrático en la Facultad de Derecho y profesor agregado en la Facultad de Ciencias Sociales, ambas de la Universidad de la República.

Además de esta trayectoria académica, pertenece al Sistema Nacional de Investigadores e integra la dirección colectiva del Instituto de Ciencia Política de la misma Universidad, en cuyo contexto ha sido co-coordinador del libro “El decenio progresista. Las políticas públicas de Vázquez a Mujica”.

Gracias a un acuerdo entre el Poder Ejecutivo y el rectorado de la Universidad de la República, Busquets encabeza el equipo de treinta universitarios de distintas disciplinas encargados de coordinar la marcha del Diálogo Social, un proceso organizado y convocado por la Presidencia de la República para pensar el Uruguay del futuro.

Esta no es la primera vez que la Universidad pública desarrolla tareas de este tenor. En el primer gobierno de Tabaré Vázquez (2005-2010), y a pedido del Poder Ejecutivo, esa casa de estudios facilitó el diálogo sobre seguridad social, y más tarde apoyó técnicamente el debate nacional que dio origen a la Ley Marco de Defensa.

“Nos llamaron por la experticia: cómo convocar a actores muy diversos, ver la agenda, la metodología de trabajo, la facilitación y moderación de las mesa de diálogos, los apoyos técnicos y la evaluación del conjunto del proceso”, dice Busquets a modo de síntesis del trabajo universitario.

Lo que sigue es el resumen de la entrevista que mantuvo con el portal de OPP:

-Vistas las experiencias anteriores de la Universidad en esta materia, ¿puede decirse que el Diálogo Social es el proceso más complejo en el que les ha tocado participar?
-Este proceso de diálogo tiene dos características bien distintas a los anteriores, por lo cual los desafíos se multiplican. Una de las características es el tema del largo plazo: cómo hacer que la gente discuta con la perspectiva de 2030 y 2050 cuando todos los actores están posicionados en el corto plazo. Y la segunda diferencia es que los otros diálogos eran con recortes temáticos más específicos e involucraban a un conjunto más simplificado de actores. Acá son diez áreas temáticas (*), un abanico muy amplio de asuntos que nos requiere ir aprendiendo en el camino.

-¿En qué consiste concretamente el Diálogo Social, para qué se ha convocado, cuáles son sus propósitos?
-Este Diálogo supone un proceso tan rico como complejo, pues para muchos actores lo que interesa naturalmente es el corto plazo. Sin perjuicio de esto, si uno mira que hay más de 600 organizaciones vinculadas, más de 200 propuestas encima de la mesa, entonces concluye que el gobierno está haciendo una apuesta muy desafiante. El Diálogo Social es un modelo único de participación en el contexto internacional.
Este proceso no se creó, obviamente, a partir de la Universidad. Hubo una primera fase en la cual el presidente Tabaré Vázquez mandató a cuatro de sus ministros a elaborar este proyecto. Allí se definieron los objetivos, que fueron construir un conjunto de ideas pensando en el largo plazo, en el Uruguay de 2030 y 2050, y se decidió asociar este proceso a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, algo muy positivo porque nos dio parámetros de discusión.
La idea es que, por un lado, esto pueda ser un insumo para la definición de políticas públicas que el gobierno debe encarar de cara a 2030 y 2050. Por otro lado, podría ser una línea de base del trabajo que está elaborando la Dirección de Planificación de OPP.

-Y a partir de esas definiciones entra la Universidad de la República. ¿Cuál es su papel?
-El trabajo de facilitación en el desarrollo de las ideas, la apoyatura técnica por el conocimiento que tiene de los temas, opinar acerca de cómo construir la agenda en cada área. Pero nuestro papel no es sólo evaluar al final del proceso las ideas que tiene la sociedad civil de cara al Uruguay del futuro, sino también evaluar el proceso. O sea, cómo la gente observó la comunicación que se tuvo entre cada una de las partes, evaluar el grado de asertividad que logramos.

-¿Cómo se organiza el Diálogo Social? ¿Bajo cuál metodología se desarrolla?
-Tenemos un protocolo de cómo se arman cada una de las mesas; cada unidad temática tiene cuatro instancias cada 15 días, y al final de cada instancia se hace una relatoría que se le envía a cada una de las organizaciones.

-¿Y cómo se construye la agenda temática y la lista de organizaciones participantes?
-Lo primero que se pone sobre la mesa son las propuestas que vienen de las organizaciones sociales, lo segundo es cómo el Poder Ejecutivo ve esa agenda temática, y después cómo la Universidad puede ayudar desde lo técnico a construir una agenda.
Y en cuanto a la participación, todas las organizaciones que se hayan anotado pueden hacerlo.

-¿Quién hace la síntesis de todo ese proceso?
-Las relatorías tienen un poco esa función. Luego nosotros, sobre el final del proceso, haremos un informe para ver en qué medida esas ideas pueden ser una sustancia rica para pensar ese Uruguay del 2030 y 2050.

-¿Y cómo se está desarrollando este proceso, con qué particularidades y dificultades? Se supone que no se discute del mismo modo en una mesa de diálogo como la de seguridad que en otra de cambio climático…
-Claramente, hay temas que convocan más y que dan lugar a mayor debate, como los de seguridad y educación, por ejemplo. Pero mi balance de este proceso es altamente positivo. Hay dos mesas que terminaron, cuatro que están discurriendo y ha habido un altísimo grado de asertividad, para sorpresa de muchos, incluso gente del Ejecutivo. Por asertividad me refiero a que más allá de las diferencias de ideas, se ha establecido una buena relación entre todos los participantes del proceso.

-¿Hay discusión, intercambio, en las mesas de diálogo, o cada uno se limita a respaldar o defender su planteo?
-Yo no sé si todavía llegamos a ese proceso de madurez capaz de permitirnos una discusión o intercambio más enriquecedor. Por  lo pronto, muchos actores tanto del sector público como de la sociedad civil no quieren menos sino que reclaman más diálogo, más allá de esta temática y esta agenda. Eso es un signo de que el instrumento tiene su valor.

- Si tuviera que hacer un balance primario del proceso de diálogo, ¿cuáles son hasta el momento sus fortalezas y debilidades?
-Una de las fortalezas es haber hecho foco en el manejo del proceso, más allá de la sustancia que es muy importante. Allí aparecen las cuestiones de comunicación; de construcción de asertividad; los parámetros de discusión que aportaron los ODS; la convocatoria previa a actores de conocimiento social especializado, caso de organismos internacionales como la OIT, la CEPAL, el BID; y la participación de actores con cierto conocimiento en el campo de la sociedad civil, como el Instituto Cuesta Duarte, del PIT-CNT, o la Unión de Exportadores por el lado de los empresarios.
Como debilidad podría señalar el no haber rescatado lo suficiente la primera fase del Diálogo Social, que fue cuando el Poder Ejecutivo define el propósito y convoca a dos foros temáticos (uno sobre desarrollo e inserción internacional y otro sobre protección social), antes de empezar con las mesas. Esas instancias dieron parámetros de discusión, porque permitieron conocer distintas miradas del conocimiento social especializado.

(*) Las diez mesas de diálogo son las siguientes: Crecimiento Económico Sostenible; Infraestructura, Producción e Innovación; Educación; Derechos y Justicia Social; Salud y Deporte; Seguridad y Convivencia Ciudadana; Descentralización y Ciudades; Género y Generaciones; Cambio Climático y Medio Ambiente; Arte y Cultura.

Visto 1152 veces Modificado por última vez en Viernes, 04 Noviembre 2016 13:05